domingo, 8 de noviembre de 2009

Contestando a Parlamento Joven

Leyendo la blogosfera, me encuentro con un post de Miguel Ángel Ruiz en su blog, en el que habla sobre el "dilema" que se le ha creado a una buena parte de los españoles a la vista de la clase política que más que disfrutar, padecemos; tal como reflejan las últimas encuestas publicadas.

Y yo, tras leer su opinión, iba a contestar en su blog, pero al ver la longitud de mi respuesta me ha parecido más apropiado convertirlo en post en el mío. Siempre he creído que los comentarios deben ser breves... Así pues, paso a contestar a continuación a Miguel Ángel Ruiz.

Lo primero que tengo que decir, Miguel Ángel, es que la preocupación ciudadana no creo que venga dada exclusivamente por la corrupción, sino más bien por el "quebradero de cabeza" que se les plantea a aquellas personas que no quieren perpetuar a Zapatero en el poder y en cambio no ven claro a quién votar.

La corrupción hace mucho daño a este respecto, desde luego; pero la pregunta que deben hacerse ustedes, cargos electos del PP, es si esa preocupación es una cuestión gurteliana o es más amplia. Y yo me temo que estamos en el segundo caso.

La idea general más o menos la explicaba en mi blog.(Perdón por la autocita).

¿Qué puede hacer el PP ante esto? ¿Qué está haciendo? ¿Cómo puede mejorar?

Esas son las cuestiones que debe plantearse el PP, y en la medida en que las resuelva satisfactoriamente se observará un cambio de percepción de la clase política.

Una última nota sobre este asunto que merece la pena considerar la aportaba Pilar Marcos en su blog.

Pilar Marcos presenta hacia la mitad de su post una gráfica muy interesante, que muestra cómo cambió la tendencia de percepción (gobierno/oposición) antes de 2004 y cómo evoluciona ahora. Observe, Miguel Ángel, que la percepción del gobierno cae en picado, pero la de la oposición no sube, sino que baja (me refiero a la tendencia) con la del gobierno... Y no es de ahora, es desde 2004. Y entonces no había Gürtel...

En fin, es sólo mi opinión. Opinión que no presento con el afán de molestar a nadie, sino de introducir una reflexión sobre un aspecto que creo es de capital interés, para la ciudadanía en general y para el propio PP, si es que quiere ganar las próximas elecciones.