martes, 15 de septiembre de 2009

Zapatero, el dadivoso

Lo de Zapatero I, El Grande, no tiene nombre. Hoy nos enteramos que tras la escapada de Pedro Solbes - que fiel a su propio estilo se marcha para seguir chupando del frasco Carrasco - el infame Zapatero condona deudas cual papa que perdona pecados veniales.

El fulano va y le condona el 60% de la deuda a su amigo Evito, y el resto.... ¡Tacháaaaaaaaaan! El resto va para un fondo a ser invertido en educación en Bolivia. ¡Dios coja confesados a los bolivianos! Entre el presidente que tienen ellos y la maravilla que tenemos aquí - Educación para la Progresía -, pobre pueblo!