miércoles, 27 de diciembre de 2006

La patronal vasca reconoce que el alto el fuego no ha detenido la extorsión

El importe de las cartas de chantaje a los industriales asciende ahora a los 100.000 euros

Iker Moneo / J. M. Z.

Vitoria / Madrid- La patronal vasca, Confebask, no pudo abstraerse del hallazgo este fin de semana de un zulo de ETA con explosivos en Vizcaya ni de la escalada de kale borroka y reconoció que el llamado «proceso de paz» se ha complicado. Su presidente, Miguel Lazpiur, admitió ayer en Bilbao que en este contexto «puede haber» extorsión a empresarios por parte de ETA. Y avanzó que los empresarios vascos no aceptarán un proceso que incluya el «chantaje».

Toda la informació en: La Razón.