viernes, 6 de marzo de 2009

¿Cuándo echarán a Garzón?

Garzón se inhibe del caso "Gürtel". ¡Pues miren qué bien! ¿Pero para cuándo será expulsado de la Audiencia e inhabilitado para ejercer por siempre jamás?

Lo que no se puede tolerar en un país que aspira a ser un gran país, que sueña con ese G-8 que tan lejos le queda, y cada vez más (paro, educación, ...) es que un señor abra las intrucciones que le dé la gana, como por capricho, una y otra vez. Siempre lo mismo. Siempre saca titulares, siempre acapara los medios, y va con su pelito gris enfundado en sus trajes grises con o sin sus largos abrigos, presumiento de gran estrella mediática. ¿Hasta cuándo? ¿Cuándo van a apartar a este señor del cargo? El Consejo General del Poder Judicial debería tomar cartas en el asunto. Si la primera función del Consejo es preservar la independencia del poder judicial, temo que hayan experimentado, ¿cómo lo diría?, un rotundo fracaso en los últimos tiempos. Y en particular, con el caso Garzón. Un señor que se va de cacería con un ministro a unas semanas de las elecciones y abre, curiosimente, ¡coincidencias que tiene la vida!, una causa general contra todo un partido. El mismo partido contra el que se presentó en listas electorales en otro tiempo. Y, por cierto, si la primera función del Consejo es preservar la independencia del Poder Judicial, ¿cómo puede ser que ese señor haya sido magistrado todos estos años? ¿Cómo se le ha permitido tal cosa después de presentarse en las listas de un partido político? ¿Acaso al presentarse en unas listas no se está posicionando personalmente sobre temas tan sensibles como el terrorismo, o el aborto? ¿Cómo tras eso se puede ser magistrado o siquiera juez de cualquier sala de cualquier juzgado?

Me parece gravísimo que en un país donde los jueces se han decidido a organizar una huelga, no asuman en cambio la responsabilidad ética que tienen de velar por el correcto funcionamiento de la justicia. Que no sean capaces de abandonar ese coorporativismo necio que no hace un día tras otro sino minar su autoridad moral y condenen sin paliativos la actuación de un señor que a todas luces resulta irregular, o cuando menos.... lo parece... y mucho.