lunes, 9 de febrero de 2009

Los hombres de paz vuelven a jugar con petardos

Tristemente en España es una forma como cualquier otra de comenzar el día: Leer la prensa y encontrarse que los terroristas han intentado volver a poner una bombita. En este caso no sólo la ha puesto sino que además, ha explotado y aunque no ha producido heridos sí ha causado una fuerte conmoción en la zona, produciendo además todo tipo de molestias colaterales como atascos, despliegues policiales, etc.

Esto se produce inmediatamente después de la anulación de las listas de D3M y Askatasuna. Qué curioso, ¿no? Evidentemente, no. A pesar de todas las diatribas contra la libertad de expresión, ideológica y demás que desde algunos sectores de la "intelectualidad" - nótese el entrecomillado -  se hayan podido leer en tiempos pasados para defender a esos pobres perseguidos por el mal estado opresor español y todas esas gaitas demagógicas, la realidad es que ETA no pone bombas cuando se procesa a un miembro del PP, del PSOE o de cualquier otro partido por el cargo que sea. Parece ser que los únicos que despiertan ese "apasionamiento" etarra son los miembros de estas formaciones de aberchales que en vascuence significa "patriota", ni más ni menos. La izquierda aberchale o "abertzale" - en vascuence - es la izquierda patriota o amante de la patria. Tal como dice el refrán, hay amores que matan...

Que quede claro: No seré yo quien diga que todos los independentistas son terroristas, proterroristas, filoterroristas o que disculpan, justifican o exculpan la violencia. Seguro que no. Pero no se equivoquen. Estas listas han sido anuladas más que merecidamente por ser más de lo de siempre:

"No es aventurado afirmar que la redacción de tres estatutos
con las características que tienen los señalados en autos responde a la
obra de las mismas personas
o grupo de personas y que
persiguen una misma finalidad, esto es, la fundación de partidos
políticos con similar ideario, estrategia y programa", dice el Supremo.

ElMundo.Es