martes, 24 de febrero de 2009

La caradura de Touriño

Touriño es mucho Touriño, y quien no le escuche atentamente, la lleva clara... Porque con su sonrisa de ídolo de quinceañeras promete consenso y paz y amor y sexo libre, y mientras, encaja con la izquierda un golpe bajo de división y confrontación que deja KO a cualquier peso pluma. Ese es Touriño. El Touriño que no se atreve a enfrentarse a Feijoo - Feij009, licencia para ganar-, en un cara a cara, y el Touriño que no quiere ni oír hablar de debatir con Quintana, con quien sabe que tendrá que volver a pactar -lo que por otra parte no le molesta en absoluto- y como el que grita asustado "vade retro, Satanás", se escuda tras un Feijoo inteligente y sensato para evadirse del compromiso de tener que defender el socialismo ante sus acólitos a dos días de tener que pactar con los separatistas. Así es Touriño, "el Presidente". El presidente economista que remodela despachitos y adquiere audis para su glamour presidencial mientras cada día hay más gallegos sin trabajo. Más de 180.000 cerraban el cuarto trimestre de 2008 y creciendo hacia el 11% - de las previsiones más optimistas- hacia junio del presente año. Sólo en La Coruña, más de 46000 personas están ya sin trabajo y no perciben ningún tipo de ayuda. ¡Desolador!

Pero para eso Touriño es perro viejo. No hay problema. Él se siente con fuerzas de seguir remodelando despachitos, y arruinando Galicia. No hay problema. Y para gente sin ningún tipo de análisis crítico es capaz de, en la misma semana, separarse del BNG, ofrecer consenso para todos y echarse sobre el PP acusándole de confrontación

Así lo ha dicho. Primero, que quiere más votos para no depender del BNG. Luego, que él ofrece consenso sobre el gallego y el estatuto y el pescado en conserva, y finalmente que el PP es el culpable y crispador de los mares. Es decir, que el consenso se lo está ofreciendo a aquellos de los que dice que quiere distanciarse. ¡Ay, Touriño, Touriño! Que yo ya sé que los que le escuchan están dispuestos a aplaudirle cualquier cosa que les diga... Pero aún así... ¡Disimule un poco, hombre de Dios! Pero lo que les decía, volviendo al tema. Que el consenso se lo ofrece a los mismos con los que ya está gobernando: Al Bloque, es decir, a los nacionalistas-independentistas. Los mismos que cuando Galicia Bilingüe fue agredida, salieron a decir aquello de "si merece la pena" enfrentamientos como los vividos en Santiago. ¡Que ya hay que tener caradura y no querer saber lo que es la vergüenza! Pues a esos es a los que Touriño les tiende la mano, y con los que quiere el consenso.