viernes, 4 de julio de 2008

El Congreso del PSOE: Un nido de radicalidad.

Miren que de siempre me he sentido plenamente a gusto en el PP, pues bien; cuanto más conozco al PSOE más me gusta el PP.

En declaraciones del líder de la intelectualidad nacional, Pepiño Blanco, en el 37º Congreso del PSOE: "Daremos un paso más en eutanasia y aborto". Pues sí, es normal porque como todo el mundo sabe - véase Encuesta de Opinión del CIS - estos son los temas que más preocupan a la población española. No lo son:
  • El paro - 52%
  • La economía - 48%
  • El Terrorismo - ETA - 31%
Esos no tienen la menor importancia, pero sobre la eutanasia y el aborto está preocupada muchísima gente. Eso sí, en cambio, tienen la virtud de ser temas que ayuden a aúnar más a la población, en vez de dividirla. Muy bien, muy bien. Muy bien.

Y bueno, luego viene esto de la «profunda renovación de ideas», a la que se ve que el PSOE tiene derecho; pero el PP no puede ni plantearse una modificación en las formas porque se lo comen. Esto de la "profunda renovación de ideas" debe de ser a lo que se refería Zapatero cuando le dijo a Rajoy el otro día en el Congreso que él no renegaba de su historia o de sus principios o algo así. Bueno, quizás él no lo haga. Para eso ya tiene el Congreso del PSOE para hacerlo por él.

Por cierto, y hablando de ésto de los congresos, la opinión de Orlando Suárez en su blog no puede ser más clarificadora de la realidad del XVI Congreso del Partido Popular:

Sí, es cierto, el PP es (y era, tal y como aludía José María Aznar) un partido de centro en su ideario. Y yo lo creo pues, de lo contrario, ni me habría afiliado, ni seguiría siendo militante ni, por supuesto, ostentaría cargo alguno en él. Pero las ideas no lo son todo para un partido que quiere gobernar un país como España. El estilo, las formas, la comunicación con sus votantes y resto de ciudadanos es tan, incluso –para algunos– más importante, que las propias ideas.

En política, a diferencia de deportes como el fútbol, vencer sí es análogo a convencer. Y, desde el Partido Popular, queremos y debemos convencer a la ciudadanía que nuestro proyecto de centro, reformista, liberal, integrador y vanguardista es lo que necesitan España y los españoles.

Y no, no somos unos acomplejados, aunque algunos quieran vender lo contrario por vete (o no) a saber qué intereses… Somos un partido de personas, que tenemos nuestras diferencias pero que, a diferencia de otros partidos nacionales, tenemos un proyecto en común, que pasa por la unidad territorial, por la libertad, por la igualdad… Toda una serie de valores y convicciones que nos hacen más fuertes.


Texto íntegro: "Soy uno de vosotros"

Mientras. Mientras Mariano Rajoy y el Partido Popular abanderan un proyecto de futuro y de integración, otros como el propio Pepiño Blanco, quien ya mostró su rechazo al Manifiesto de Apoyo a la Lengua Castellana en recientes declaraciones en un encuentro digital de El Mundo, volvió a arremeter contra la lengua de todos de la forma más demagógica que fue capaz:
'No estamos dispuestos a que con las lenguas se siembren más agravios en España'


No, claro. Sólo estáis dispuestos a que las autonomías puedan estar destinando dinero una y otra vez a medidas de discriminación positiva en favor de las lenguas autonómicas que por agravio comparativo perjudica al castellano, lengua común y patrimonio de todos los españoles mientras vosotros miráis para otro lado.

Y para rematar el inicio del congreso, más crispación. Si las formas son importantes, no lo es menos saber en qué mundo se vive. El mundo en el que vive el PP es el mundo en que sus adversarios no conocen, ni quieren conocer, la normalidad democrática. Lo que a ellos se les va y se les da bien - todo hay que decirlo - es crispar, molestar, caldear el ambiente y rasgarse las vestiduras con más facilidad que nadie:

"Aunque de vez en cuando vayan de visita al centro, siempre dejan abierto el camino de regreso al monte", ha asegurado Blanco entre los aplausos de los asistentes.

"A veces no se sabe si Mariano piensa lo mismo que Rajoy".

Palabra de Pepiño. Fuente: El Mundo.es

Por eso me gusta el PP, porque la gente que lo forma es mucho más seria que toda esta panda de folloneros de barrio.

5 comentarios:

Pablo dijo...

Me alegra tu regreso al blogger mundo, Aldros. Enhorabuena.

ppatetico dijo...

el pp no tiene ninguna lección que dar a nadie que lo único que es es una partido de extrema derecha

Anónimo dijo...

Lo has descrito estupendamente. El PSOE es una cuadrilla de folloneros. Expertos en poner el ventilador.

Anónimo dijo...

este blog es una mierda tio, tufa a rancio y a facha.

Aldros dijo...

Buenooo! Estoy encantado de tener tantas visitas! Pero agradecería, la verdad, sobre todo viendo algunos comentarios, alguna aportación algo más constructiva. Gracias.