jueves, 21 de diciembre de 2006

Carta de Rajoy a Zapatero

Excmo. Sr.
Don José Luís Rodríguez Zapatero
Secretario General
Partido Socialista Obrero Español
C/ Ferraz, 68-70
28008 - Madrid

Madrid, 18 de diciembre de 2006

Como máximo responsable del Partido Socialista Obrero Español le dirijo la presente comunicación para exigirle formalmente la rectificación inmediata y las correspondientes disculpas por las manifestaciones realizadas por el Secretario de Organización, Sr. Blanco, y por el Portavoz del Grupo Parlamentario en el Congreso, Sr. López Garrido, en relación con la presencia en silla de ruedas de una persona con poliomielitis, marido de una concejala del PP, en una manifestación convocada por las víctimas del terrorismo.

Con los antecedentes de Vd. y de su Partido, sabemos que no es fácil que comprenda que en política no vale todo con el propósito de aniquilar al adversario. Pero es Vd. el máximo dirigente del Partido mayoritario y, como tal, Presidente de Gobierno de España y en esa doble condición le insto a que ponga freno y límite a la calumnia, a la insidia, a la mentira, al linchamiento de personas inocentes y a la crispación malintencionada como forma diaria de ejercer la política por los dirigentes de su partido.

Con independencia de las acciones que pueda emprender el afectado, una víctima más de su política de ataques ilegales a ciudadanos cuya única condición es la de ser militantes del PP o incluso, como ocurre en este caso, vinculadas al mismo por razones familiares, han atacado y ofendido Vds. ilegítimamente al Partido Popular. Y lo han hecho con la intención más espuria
que pueda imaginarse, como es la desacreditar por motivos estrictamente partidistas y electorales a los millones de ciudadanos que han salido a la calle para acompañar a las víctimas del terrorismo en sus justas reivindicaciones.

Es Vd. muy dueño de sus errores, que ya son incontables en relación con las victimas y con la lucha antiterrorista, pero ni siquiera un responsable político que, como Vd., ha hecho de la división entre españoles y del ataque al adversario un modo ordinario de acción política y de gobierno, está por encima de la Ley y de la decencia. Por todo lo cual le exijo que, de forma inmediata, desautorice las deplorables manifestaciones del los Sres. Blanco y López Garrido e imparta las instrucciones debidas para que su partido rectifique y pida perdón al afectado, al Partido Popular y a las victimas a las que, con tanta y tan incomprensible saña, persiguen desacreditar.

Quedo a la espera de sus actuaciones,
Mariano Rajoy Brey

Partido Popular